martes , 23 enero 2018

Eder Bazile

UN HAITIANO EN SAN FERNANDO

Por Emilio Benavides Terzolo

Eder Bazile, está profundamente agradecido de la solidaridad de los chilenos. Su historia conmovió a todo un país que lo vio por televisión clamando por ayuda para poder viajar a Haití a buscar a su hija luego del fallecimiento de su esposa. Hoy, la vida le sonríe y pasa sus días en este San Fernando generoso, donde vive junto a la pequeña Desouvre, de ocho años, y oficia de traductor para sus compatriotas que se atienden en los Cesfam Centro y Oriente y en el Centro Comunitario de Salud Familiar de la Villa San Juan.

Eder, cuéntanos algo de tu vida.

Tengo 32 años y nací en San Marcos, una ciudad de unos cinco mil habitantes que se ubica a unas dos horas de la capital, Puerto Príncipe. Allí vivía junto a mi padre Edner Bazile y mi madre Raymonde Exilhomme. Asimismo, tengo cuatro hermanos y dos hermanas. Aunque lo más importante es mi hija Desouvre Duketchderne Bazile.

¿Qué hacías en Haití?

Nací en 1985 y estudie mi enseñanza primaria y secundaria en San Marcos. Posteriormente me trasladé a Puerto Príncipe a estudiar la carrera de técnico en la Universidad Saint Gerard. Además, fui bombero y tengo formación con la Unión Europea y la Policía Nacional de Haití.

¿Por qué elegiste a Chile para radicarte?

Ahí incidieron dos temas. Primero, la situación económica que hay en Haití, que no es de las mejores, pese a ser un país con un potencial enorme y muy bello. A eso se suma que estaba buscando un lugar para operar a mi esposa del corazón y Chile era ideal para ello, pero lamentablemente no pude traerla y falleció allá.

Sin duda, un golpe enorme.

Fue devastador perder a mi esposa cuando ella tenía 30 años de edad. Yo estaba trabajando como panadero en Maipú cuando ocurrió eso. Me vi obligado a golpear las puertas de los canales de televisión para contar mi historia. Quien era mi mujer por más de 10 años había fallecido en Haití producto de una enfermedad al corazón. La noticia me pilló de sorpresa cuando me encontraba en Chile para reunir dinero y poder operarla. Con mi hija, que estaba sola en Haití, no estaba tranquilo, por lo que mi primer objetivo fue ir a buscarla.

¿Cómo pudiste costear el viaje a Chile para traer a tu hija?

Los chilenos son buena onda… hay mucha gente que me ayudó. Después de contar mi historia en Chilevisión Noticias y en el matinal Mucho Gusto de Mega, me llamaron muchas personas ofreciéndome ayuda monetaria para poder ir a buscar a mi hija que en ese entonces tenía 6 años de edad. La gente fue muy generosa conmigo, algo de lo que estaré eternamente agradecido, ya que gracias a ellos pude reencontrarme con mi amada hija.

¿Por qué elegiste a San Fernando para radicarte?

Una persona que vive en esta ciudad me dijo por qué no te vienes a vivir acá y eso hice. Cuando llegué, trabajé atendiendo el kiosco del San Fernando College. Ahí la pasé muy bien y fueron muy buenos conmigo. Hasta que un día me dijeron que había una posibilidad de trabajo en la Corporación Municipal, donde me entreviste con el encargado del área de Salud, Leonardo Gaete, quien me manifestó que debido al aumento la población de haitianos en San Fernando, el alcalde Luis Berwart le había instruido buscar a una persona que oficiara de traductor en los Cesfam Centro y Oriente, además del Cecosf de la Villa San Juan, para ayudarles en sus trámites médicos.

Linda labor.

Cuando los haitianos llegan a los cesfam y al cecosf les cuesta hacer los trámites. Entonces me llaman para que les traduzca, ya que los médicos no entienden lo que hablan mis compatriotas y ellos no comprenden las instrucciones de los doctores. Además, he traducido al creol (lengua que se habla en Haití) una serie de documentos y fichas, trabajo que se suma a las llamadas que recibo del Hospital y la Fiscalía para que les ayude.

¿Cuántos idiomas hablas?

Español, inglés, francés y creol. El español no es complicado, pero entender los chilenismos me cuesta un poco, aunque de a poco me he ido acostumbrando.

¿Cómo te has integrado en San Fernando?

La ciudad es muy tranquila. Vivo en pleno centro, en Negrete esquina Menbrillar.  Mi hija, en tanto,   estudia en el Colegio Isabel la Católica, donde pasó a tercero básico. Lo que me  pone muy contento es que ha sido muy bien recibida por los demás niños.

Por lo que veo, tu hija es todo para ti.

Tienes razón. No sé qué sería de mí sin ella. Siendo pequeñita debió enfrentar la muerte de su madre, algo que espero con el paso del tiempo pueda superar. Yo y mi hija formamos una linda familia. Trato de hacerle lo más alegre su vida y almorzamos juntos cada día.

¿Han llegado muchos haitianos a San Fernando?

Según lo que se comenta, en San Fernando hay una comunidad que tiene cerca de mil integrantes. Entre nosotros nos reunimos a veces en las casas para alguna fiesta como la Pascua, el 1 de enero, día en que celebramos el día de la Independencia, y el 18 de mayo, día de la bandera.

¿Cómo encuentras a los sanfernandinos?

La gente de San Fernando es muy buena. Es una comuna ideal para vivir, ya que tiene sectores muy lindos como Puente Negro, donde a veces vamos con mi hija a bañarnos en el río.

Fotos y entrevista: Emilio Benavides Terzolo

Revise otros temas

Juan Carlos Celis

ESPUELERO, UN OFICIO CON TRADICIÓN Juan Carlos Celis Moreno lleva más de quince años fabricando …