miércoles , 15 agosto 2018
Inicio / San Fernando y su gente / Rosa Mardones Palma

Rosa Mardones Palma

FAMILIA SANFERNANDINA SE PONE EN MODO NAVIDAD Y DECORA SU CASA COMPLETAMENTE

Por Emilio Benavides Terzolo

Al acercarse la Navidad, Rosa Mardones Palma y su esposo Guillermo Díaz Muñoz, se vuelven uno niños. Ambos, junto a sus hijos, se esmeran por decorar el antejardín y cada rincón de su casa de la Villa Centinela con luces, renos y viejos pascueros que roban sonrisas a los más pequeños y provocan una nostalgia infinita en aquellos que ya peinan canas.

Señora Rosa. ¿De dónde salió la idea de decorar su casa para Navidad?

Comenzamos con esta tradición en el año 1978. Nuestros hijos estaban pequeños y junto a mi esposo  partimos con un sencillo pino natural en un tarro de pintura y con globos y algodón que simbolizaba la nieve. Con los años, nuestros cuatro retoños comenzaron a trabajar y de a poco empezamos a comprar una serie de ornamentaciones navideñas, algunas de las cuales vamos renovando cada año a medida que se van deteriorando.

¿Cuál es la principal motivación para dedicarse a esto?

Para nosotros el mayor sentido de la Navidad es el nacimiento de Jesús y la felicidad de los niños al verlos pararse delante del Viejito Pascuero y pedirle algún deseo o regalo. Ver la alegría de ellos es impagable, es algo que no se puede describir.

¿Cómo reaccionan los niños?

Ellos piden sacarse fotografías frente a nuestra casa. Muchas veces me escondo tras las cortinas y me hago pasar por el Viejito Pascuero y les hablo y les contesto. Los niños no pueden más de alegría y les dicen a sus padres, el viejito me hablo y me dijo que si me portaba bien me traería el juguete que le pedí.

Imagino que decorar la casa es mucho trabajo.

Con mi esposo, que ya está jubilado, comenzamos a trabajar a mediados de noviembre para tener todo listo el 1 de diciembre. Las coronas las hago yo, al igual que los arreglos de las sillas y algunos adornos, lo demás, lo compramos en diversos lugares, principalmente en tiendas chinas, ya que ellos son los que más fabrican este tipo de artículos. Además, tenemos adornos que son pequeños tesoros y que conservamos desde hace años.

Por lo que veo, su antejardín está lleno de adornos navideños.

Claro, afuera tenemos luces, un pesebre, pascueros de diferentes tamaños, uno de los cuales baila reggaetón, además de renos y mucho algodón que simboliza la nieve. A eso, hay que sumarle una gran cantidad de luces y melodías navideñas.

¿Le aumenta mucho la cuenta de la electricidad?

Sube, pero por suerte la pagan mis hijos Mario, Sebastián, María José y Guillermo. Yo y mi esposo nos dedicamos solamente a comprar y confeccionar los arreglos navideños, además de decorar la casa, para lo cual sacamos muchas ideas de Internet.  Igualmente, yo misma cocino el pan de pascua que acompañamos del infaltable cola de mono.

¿Cuál es su deseo para la gente de San Fernando en esta Navidad?

Lo principal es que haya unión en las familias, que traten de ser alegres y se conformen con poco para vivir, ya que lo material no es lo más importante para ser feliz.

Revise otros temas

Alfonso Bravo Lavín

“El Ñaño”: Mucho dinero, muchos problemas Por Emilio Benavides Terzolo Alfonso Bravo Lavín no es …